Inauguración Valija diplomática low cost: Embarcando / Opening Low Cost Diplomatic Bag: Boarding

Low Cost Diplomatic Bag: Boarding

Exhibition:  Low Cost Diplomatic Bag: Boarding
Opening:    13:30h/08.06.15
Schedule:     08-28.06.15

Venue: Espacio expositivo AENA.  Terminal T123
Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Avenida de la Hispanidad, s/n 28042 Madrid

This is the starting point of the exhibition “Diplomatic bag low cost” that will visit different cities around the world thanks to Aecid’s ART-EX program.

“Low cost Diplomatic” is a collective exhibition of contemporary art. It manipulates the space inside a suitcase that can fit in the cabin of a budget airline, the most widely used means of transport.

The inside of the case can be seen by launching it from each of the QR codes that you will find next to it or following the itinerary of the exhibitions. The first stop will be Spain’s Cultural Centre in Santiago de Chile, where it will be opened on 28 July 2015. All passengers in transit are invited to attend this and the rest of the exhibitions. Information on them can be accessed at

http://art-ex.es/portfolio/nilo-casares/

 

Low Cost Diplomatic Bag includes the following works:

Nueva York .us (Antonio Ortuño) _Accidental events – Trasiegos accidentados_
Montevideo .uy (Brian Mackern) _The storm of Santa Rosa – Temporal de Santa Rosa_
Londres .uk (Carla Cruz) _We are all immigrants – Todos somos inmigrantes_
Santiago de Chile .cl (Demian Schopf) Sculpture – _Escultura_
Madrid .es (Gustavo Romano) _The Time Transfers Suitcase_
Auckland .nz (Paul Cullen) _The Orange Theory_
Melbourne .au (Peter Burke) _Attaché Case_
Munich .de (Rut Massó) _BosqueBobina 2015_
Oporto .pt (Rute Rosas) _Censured journey – Travessia censurada_
Estambul .tr (Volkan Diyaroglu) _DIPLOMATIC DETOX_
París .fr (Quique Ramírez) _Outside the field – Fuera de campo_
México df .mx (Arcángel Constantini) _RelaxAcizor De Luxe_
Buenos Aires .ar (Ciro Múseres) _Diplomatic Bag Múseres – Valija Diplomática Múseres_
Estocolmo .se (Isabel Löfgren + Mats Hjelm) _Molecular monologue – Monólogo molecular_
Roma .it (Luigi Pagliarini) _high-cost lover_
São Paulo .br (RAfachEL Co: Rafael Marchetti & Rachel Rosalen) _Do Not Open!_

Curated by

Valencia .es (Nilo Casares)

Nilo Casares is a writer, curator and art critic dedicated to the promotion of public art and digital arts.

—————–
Valija diplomática low cost: Embarcando
Este es el punto de partida de la exposición _Valija diplomática low cost_ que recorrerá distintas ciudades del mundo gracias al programa ART-EX de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

_Valija diplomática low cost_ es una muestra colectiva de arte contemporáneo que emplea como espacio de intervención una maleta tipo para viajar en la cabina de una compañía low cost, el medio de transporte más utilizado entre nosotros.

El interior de las maletas puede ser visto lanzándolo desde cada uno de los códigos QR que se encuentran a continuación o siguiendo el itinerario de las exposiciones cuya primera parada es el Centro Cultural de España en Santiago de Chile, donde será inaugurada el próximo 28 de julio de 2015, y a la que están invitados todos lo pasajeros en tránsito, al igual que al resto de las exposiciones; de las que tendrán puntual información en http://art-ex.es/portfolio/nilo-casares/.

TURBULENCIAS (EN EL CIBERESPACIO) EN CULTURA Y MEDIA

15 al 20 de Agosto 2006.
http://www.ccgsm.gov.ar
Centro Cultural General San Martín (CCGSM)
Buenos Aires Argentina.

turbulencias_romano
Encuentro multidisciplinario sobre el uso creativo de las nuevas tecnologías y el desarrollo de las nuevas tendencias en el arte y la producción multimedia. 


TURBULENCIAS (EN EL CIBERESPACIO)
Programa internacional de Net Art, que expande los usos de internet a campos insospechados.// Selección: Gustavo Romano.

La web se suele pensar como un espacio liso, sin accidentes geográficos que permitan generar una cartografía en función de estos elementos. De todos modos podemos identificar en nuestra bitácora de navegación, tal como si atravesáramos el cielo o el mar, ciertas turbulencias, ciertos ruidos en la transparencia de la comunicación, generados a partir de intervenciones artísticas, que nos permiten delinear si bien no un mapa, al menos ciertos patrones de interferencia diseminados en la particular curvatura del ciberespacio.
Operaciones de camuflaje, alteraciones en nuestros instrumentos de navegación (browser, interfaz), deconstrucción de signos y mensajes, redefinición del rol de autor y lector, reformulación de los canales de comunicación y de los discursos que en ella circulan (informativos, publicitarios, propagandísticos), reutilización y resignificación de los materiales que atraviesan la red, son algunas de las estrategias utilizadas por los artistas que conforman esta selección.
La misma surge también como una forma de revisitar algunos de los proyectos que integraron una serie de muestras que, bajo diferentes ejes temáticos, fueron realizadas en el CCEBA durante el 2005 y 2006, conformando un panorama de la creación en net art, de artistas de ibero América, en los últimos 10 años.


Revista Rolling Stone, Digitopuntura.

Revista Rolling Stone_Mayo2006

Revista Rolling Stone, Mayo 2006.
Digitopuntura
http://www.rollingstone.com.ar/802320-digitopuntura 

Crear pero crear sobre un hardware que responda, ése es el desafío de los artistas de la era digital. En internet, mediante colectivos artísticos o haciendo surgir comunidades, al arte avanza, píxel a píxel.

En su pagina la artista plastica Judith Villamayor (http://www.villamayor.com.ar/) puede leerse una particular versión del famoso texto de Eric Raymond “Cómo convertirse en un hacker”, en que las palabras “hacker”, “hackear” e “internet” han sido reemplazadas por “artista”, “artistear” y “lienzo” respectivamente. Así se obtienen frases como la siguiente: “Para comportarte como un artista, debes creer que el tiempo para pensar que emplean otros artistas es precioso –tanto, que es casi una obligación moral para ti compartir la información, resolver los problemas y luego exponer la solución de manera que los otros artistas puedan resolver nuevos problemas, en lugar de enfrentarse perpetuamente con los viejos”. Quizá podamos tomar esta definición retocada como un punto de partida para pensar el net.art o arte basado en la web, una de las ramificaciones más interesantes del arte que utiliza las tecnologías digitales. El impulso de transgredir los límites de la creación individual y formar comunidades creativas sustentadas en la interacción es, sin duda, uno de los principios que subyacen a gran parte de estas producciones, que muchas veces están cercanas a una idea de activismo político basado en la red. La obra “NN Red” (http://museres-ciro.com.ar) de Ciro Museres, por ejemplo, se presenta como “un proyecto de experiencia conjunta” y les pidió a los usuarios de Messenger que, entre el 24 y el 31 de marzo, cambien su imagen de usuario por una figura negra y su nick por el nombre de un desaparecido. En otro de sus proyectos, “Empleoar”, el artista se apropió del site de empleos de Clarín y lo desfiguró irónicamente para permitir a los usuarios ingresar sus testimonios como trabajadores en negro. Otros trabajos crean comunidades mínimas, y desarrollan una estética de lo íntimo, como la animación “Domingo” de Julia Masvernat y Cécile Belmont (www.terrazared.com.ar), que intenta transmitir con imágenes y sonidos el diálogo afectivo-fotográfico de dos amigas a la distancia, una en París, la otra en Buenos Aires.

La mayoría de estos trabajos son difundidos en sites colectivos que constituyen grandes bases de datos donde se pueden pasar horas y días navegando en el arte contemporáneo sin despegarse de la pantalla: Fin del Mundo (www.findelmundo.com.ar), Limb0 (http://limb0.org), Arteuna (www.arteuna.com) y Terraza (terrazared.com.ar) para nombrar sólo algunos. Fin del Mundo, que existe desde 1996, fue uno de los primeros proyectos argentinos de este tipo, y desde el comienzo se planteó la fusión de la web con otras disciplinas como la música y la literatura. La obra “Wordtoy”, un libro multimedia interactivo de Belén Gache (que también es novelista y crítica) condensa algunas de sus pasiones literarias y las despliega en un mundo no lineal de imágenes y sonidos envolventes. Una de sus páginas, por ejemplo, es un procesador de texto rimbaudiano que escribe palabras en las que cada vocal tiene un color, tal como lo soñara el poeta francés. En este mismo site, la obra “Soundtoys”, de Jorge Haro y el artista uruguayo Brian Mackern (www.brianmackern.uy) permite al usuario crear desde su teclado una “música flexible”, en la que máquina y usuario se transforman al mismo tiempo en compositores e intérpretes. Quizás uno de los puntos más interesantes de la introducción de la tecnología en el arte sea el momento en que permite soñar con ese antiguo sueño romántico de un arte liberado de la creación humana. La obra “Garabatos” de Marcos Donnantuoni (http://cositos.com.ar/garabatos) es una “galería de arte que funciona según las preferencias de sus visitantes”. Los garabatos son obras de arte sintético, generadas por un procedimiento híbrido entre las cadenas de Markov y los L-Systems (matemáticas y programación); para generar garabatos dignos de la contemplación humana, la galería necesita una indicación de cuáles garabatos son bellos y cuáles no. Por eso se le pide al visitante que compare las obras de a pares, para que la galería vaya “aprendiendo” sobre la marcha. Los resultados son imágenes de colores vibrantes y geometrías complejas, que han sido generadas por las máquinas “utilizando” a los humanos y no al revés. “Tango virus”, una instalación del colectivo Biopus de la Plata (www.biopus.com.ar), responde a una premisa similar: el movimiento de los visitantes va alterando la obra con un resultado siempre con final abierto. En un cuarto oscuro se escucha un tema de Piazzola. Si el público se decide a bailar, los movimientos –captados por una cámara en el techo– generan un patrón visual que se transforma en un virus informático que ataca al tema musical, que empieza a sonar con cambios cada vez más radicales y violentos. A partir de ahí pueden ocurrir dos cosas: el tema logra defenderse del virus con su sistema inmunológico (se hace inmune a patrones similares) o colapsa bajo el ataque de estos cuerpos extraños y muere.

Las instalaciones interactivas –quizás el desarrollo más espectacular del arte digital en los últimos años– se sirven de las nuevas tecnologías para crear espacios futuristas en los que muchas veces se borra el límite entre ciencia y arte. Mariela Yeregui trabaja sobre la idea de vida artificial y ha diseñado “criaturas robots”. En su obra “Proxemia” (2005), estas criaturas se mueven de un modo autómata y se evitan entre sí recordando patrones de comportamientos humanos. La poesía de muchos de estos trabajos está dada en que dejan de ser obras en un sentido clásico para transformarse en organismos artificiales que integran al espectador como una pieza más del sistema en constante cambio. Es lo que sucede por ejemplo en “Cultivos estocásticos” de Mariano Sardón, que pudo verse el año pasado en el Malba. Allí la circulación de los visitantes del museo generaba cambios de fragmentos de palabras proyectadas sobre superficies de azúcar dentro de probetas de cultivo. Trabajos como éstos nos hacen pensar en los filósofos Deleuze y Guattari, que nos pedían imaginarnos como un “cuerpo sin órganos”, abiertos a múltiples ensambles con otros cuerpos, ya sean humanos o inhumanos. La pregunta por el estatuto filosófico de conceptos como “vida” y “humano” es una constante en muchos de estos trabajos. Sergio Pérez Moretto (www.perezmoretto.ch), radicado en Suiza, investiga actualmente sobre la idea del cyborg químico, un superhombre mejorado por el efecto de nuevas drogas –como el nootropil– que aumentan la capacidad de interacción entre ambos hemisferios cerebrales permitiendo mayor grado de inteligencia. Según él, estas drogas serán de uso corriente en algunas décadas y permitirán algo así como un “make up psíquico”.

Aunque constituyen un campo abierto para las exploraciones, este tipo de obras se hacen difíciles por sus altos costos y por la necesidad de un equipo interdisciplinario de técnicos y artistas para llevarlas a cabo. Algunas instituciones en nuestro país, como el Espacio Fundación Telefónica, apuestan fuerte al desarrollo de un arte en diálogo con la ciencia y la tecnología. Con el fin de orientar a los artistas en producciones de este tipo, el curador y teórico Rodrigo Alonso y al artista Mariano Sardón coordinarán, desde junio y en este Espacio, un taller teórico-práctico sobre arte interactivo que promete la visita de importantes artistas internacionales. Esperamos con curiosidad los resultados de los “mutantes estéticos” que de allí surjan.

Por Cecilia Pavón