Referencia en el Libro: “Radiografía del Net Art latino. Vitalidad creativa en riesgo de extinción”

Radiografía del Net Art latino. Vitalidad creativa en riesgo de extinción

Titulo: Radiografía del Net Art Latino. Vitalidad creativa en riesgo de extinción

Autores: Marina Zerbarini, Alejandro Schianchi, Ignacion Nieto, Diego Dalla Benetta, Liliana Koselevich

Editorial: Dunken – País: Argentina – Año: 2014 – ISBN: 978-987-02-7181-9

http://books.google.com.ar/books/about/Radiograf%C3%ADa_del_Net_Art_latino_Vitalida.html?id=CnplBAAAQBAJ&redir_esc=y

“En nuestra investigación nos propusimos el análisis y relevamiento de Obras de net art realizada por artistas Latinoamericanos en la última década del pasado siglo y la primera de este. Se trató de establecer que esas obras realizadas con ejes específicos como el espacio on-line la participación del espectador, el juego con los lenguajes de programación, la multimedia o la acción política, se consideran, por su cantidad y calidad, una especificidad propia del medio Internet que debe ser urgentemente sistematizada, catalogada e incorporada a la historia de las más importantes prácticas artísticas latinoamericanas.El vigor, originalidad y creatividad observada en algunas dan cuenta de la riqueza de la producción, el dialogo que estas obras han establecido con otras internacionales y la relación misma de artistas que sin dejar de pertenecer a sus pueblos de origen alcanzaron notoriedad internacional.Una práctica que por su inesperada aparición y corta duración corre el riesgo de no quedar incorporada en la memoria y en la historia dinámica de la producción con nuevos medios y su influencia en los medios de comunicación de masas”.

—–

Alessandro Ludovico; Alejandro Schianchi, Andres Burbano; Brian Mackern; Carlos Rosas; Ciro Museres;Claire Taylor; Clemente Padin; Compartiendo Capital; Christian Oyarzún Roa; Eduardo Navas; Efraín Foglia; Eugenio Tisselli Vélez; Fabio Fon; Graciela Taquini; Ignacio Nieto; Jorge Zuzulich; Juan Devis; Juan José Días Infante; Laura Baigorri; Leonardo Solaas; Lila Pagola; Lucrezia Cippitelli; María Alejandra Massa; Mariela Yeregui; Nilo Casares; Otavio Donasci; Paula Perissinotto; Raúl Moarquech Ferrera-Balanquet; Regina Pinto; Ricardo Miranda Zuñiga; Roberto Echen; Silvia Gurfein; Suzete Venturelli, Yucef Merhi.

El arte electrónico se da cita en Buenos Aires

EdadDelSilicio-ArteElectronico-Ciro

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 07 de noviembre de 2013

Desde mañana y hasta el lunes Buenos Aires se convierte en el epicentro de la escena digital y electrónica, por lo que dedicamos este texto a nuestros lectores argentinos y a los numerosos artistas que nos siguen desde el otro lado del Atlántico. Por quinto año consecutivo, bajo el lema Metáforas de la Supervivencia, FASE 5 llenará todos los espacios del Centro Cultural Recoleta con una amplia selección de obras nacionales e internacionales, que ponen de manifiesto las nuevas tendencias de las artes visuales, a través de instalaciones interactivas, videoarte, robótica, realidad aumentada y videojuegos…
Seguir leyendo…

http://blogs.elpais.com/arte-en-la-edad-silicio/2013/11/el-arte-electronico-se-da-cita-en-buenos-aires.html

Rerefencia en el Libro: “Tecnopoéticas argentinas Archivo blando de arte y tecnología”

Tecnopoéticas argentinas

Libro: “Tecnopoéticas argentinas Archivo blando de arte y tecnología” 

Claudia Kozak [Ed.] / Colección: Synesthesia / ISBN: 978-987-1622-16-0 / Páginas: 288

http://www.unibg.it/dati/bacheca/1162/59536.pdf (Referencia, página: 169)

En tanto regímenes de experimentación de lo sensible y potencias de creación, arte y tecnología han estado siempre estrechamente ligados; pero no todas las zonas del arte ponen de relieve esa confluencia. Tecnopoéticas, arte tecnológico, poéticas tecnológicas son algunos de los nombres para las zonas del arte que sí lo hacen.

Vivimos en la era de la técnica: desarrollamos nuestra vida en un paisaje definitivamente tecnológico en el que objetivos, acciones y deseos están técnicamente articulados. Y en una época así conformada, irremediablemente artificial –como si dijéramos también, sacrificial: sacrificada en el altar técnico– obras, proyectos, no-obras, ideas, personas y programas artísticos, en fin, poéticas, asumen de las más variadas maneras ese entorno técnico del que son parte.

Este libro reúne versiones de ese conjunto inabarcable, tomando como objeto particular las tecnopoéticas argentinas que atravesaron el siglo XX y llegan al presente. La forma de reunión es en este caso la de un archivo blando. Si lo incompleto es figura necesaria de todo archivo, un archivo blando es incompleto y sesgado por decisión. Organizado alfabéticamente cual diccionario, el libro desgrana lecturas que mapean el eje tecnológico del arte argentino: bioarte, ecoarte, glitch, guerrilla de la comunicación, instalación, net.art, remix, ruidismo, spam de arte, videoarte, son algunas de las tecnopoéticas en torno a las cuales se articula este archivo. Y artistas como Gyula Kosice, Julio Le Parc, Marta Minujín, David Lamelas, Víctor Grippo, Margarita Paksa, Edgardo Antonio Vigo, Roberto Jacoby, Claudio Caldini, Graciela Taquini son, entre tantos otros, algunos de sus habitantes recurrentes.

ARTE BASURA / BIOARTE / CIBERLITERATURA / CINE EXPERIMENTAL / ARTE CONCRETO / CULTURA LIBRE / ARTE DIGITAL / ECOARTE / ELECTROACÚSTICA / FOTOGRAFÍA EXPERIMENTAL / HAPPENING / INSTALACIÓN / MADÍ / NET.ART / PERFORMANCE / REMIX / RUIDISMO / VIDEOARTE / VIDEODANZA / ETC.

Escriben: Esteban Castromán, Flavia Costa, Carmen Crouzeilles, Charly Gradin, Alelí Jait, Claudia Kozak, Inés Laitano, Mariel Leibovich, Laura Novoa, Lila Pagola, María Fernanda Pinta, Margarita Rocha, Lucía Stubrin y Alejandra Torres.

Rosario 12: Lo nuevo en el viejo pasillo

Rosario12-Arte

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12-30103-2011-08-23.html

Lo nuevo en el viejo pasillo
En contraste con la antigua construcción que une las calles Córdoba y Santa Fe, a la altura del 900, el espacio artístico interviene el edificio con una amplia gama de propuestas artísticas, desarrolladas en técnicas diversas.

Por Beatriz Vignoli
En “la casi primavera invernal” de estos húmedos días de agosto rosarinos, el centenario Pasaje Pam que va de Córdoba 954 a Santa Fe 955 huele a vetusto; pero hay siempre nuevas e innovadoras propuestas artísticas en el espacio Cultura Pasajera que lo interviene. Este mes exponen Florencia Laorden, Gisela Cortese, Luciana Rondolini, Estanislao Florido, Guillermina Ygelman, Juan Carlos Ampuero y Ciro Múseres. Hay obras (y esto no es exageración) hasta en el llavero del baño. Pablo Nicolás Maximiliano Saavedra Arévalo (Santiago de Chile, 1987) es el curador desde Valparaíso de la Galería Llavero, un espacio de exposición de obras de arte que se restringe al cuadrado de madera de 8,4 x 8,4 x 2 centímetros que les hace de marco, y que constituye el llavero de los baños del Pasaje Pam. La idea se le ocurrió en una residencia de artistas organizada este verano por Curatoría Forense, de Chile, y por Gabriela Gabelich, curadora de Cultura Pasajera y jurado de selección para los espacios Vitrina y Cubo junto a Carlos Herrera y Mauro Guzmán.

Este mes expone en la Galería Llavero el dibujante chileno Juan Carlos Ampuero Acevedo un autorretrato titulado, precisamente, El dibujante. Ampuero vive y trabaja en Valparaíso y los escasos centímetros del llavero le alcanzan para invitar al “meante” (como lo denomina el curador del espacio) a su blog: www.pararayar.blogspot.com.

Impactan por su belleza, en la planta baja, la obra en papel calado de Gisela Cortese titulada El tiempo entre mundos y dos obras en técnica mixta sobre lienzo por Florencia Laorden, en el local Ribuar. Cortese presenta un dibujo al modo del arte oriental, sin perspectiva sino abarcador de un universo, y lo traza con el filo de la trincheta con tanta delicadeza que las líneas son nervaduras de sombra proyectada real. El título de la muestra de Laorden es La casi primavera invernal y surge del poético texto de Joaquín Boz que la acompaña. Con firme pulso expresionista, y con un sentido lírico del color que se impregna del ánimo de los cambios de las estaciones, Laorden (que expuso este año en Arte de Santa Fe) despliega, sobre el fondo blanco de la tela imprimada, manchas y líneas gestuales que sugieren formas vegetales pero están al límite de la abstracción.

Quien además de acercarse al espacio El cubo y contemplar la vitrina, ingrese en su trastienda, podrá oler frutas en descomposición; tal la contradicción entre fachada e interior, entre semblante y realidad que ofrece Tiffany, la instalación de Luciana Rondolini (Buenos Aires, 1976). Al pie de una ominosa y por lo demás realista figura humana dibujada en grafito, cuyo rostro está cubierto de piedras preciosas talladas, se apila una cornucopia de frutas revestidas de joyas de fantasía. Debajo, nada es lo que parece. Es el olfato lo que revelará aquello que la mirada apenas intuye o sospecha.

En algún momento del siglo pasado, Tiffany fue un estilo de arte decorativo; en otro, una marca de desodorante. Además de esta ironía, la obra se lee como reflexión sobre lo efímero, en línea con Carlos Herrera o los Young British Artists; pero resulta más inquietante aún como comentario sobre la vanidad y la profunda incógnita respecto de la identidad, en sintonía barroca con aquel “algo huele a podrido en Dinamarca” con el que Hamlet profería su loca verdad sobre la corte.

La sutil inquietud continúa ante la mini vitrina donde Estanislao Florido (Buenos Aires, 1977) anima digitalmente en stop motion (técnica de animación cuadro por cuadro) pinturas que a su vez citan a otras pinturas de la historia del arte. Florido reescribe en su propia pintura, por ejemplo, un interior con ventana de Edward Hopper; pero algo, una forma negra, una sombra agazapada lo ha invadido y tiembla como a punto de saltar. El video se titula La habitación roja, dura 2 minutos con 40 segundos, fue realizado en 2010 y lo seleccionó la videasta Eugenia Calvo. Una dialéctica específicamente moderna entre lo inanimado y lo animado se plantea en cada una de sus viñetas, donde el leve temblor insiste como dando a dudar de si algo vivo existe afuera o sólo fue alucinado por el sujeto. “¿Qué veo excepto sombreros y trajes en los que podrían ocultarse unos autómatas?”, preguntaba Descartes en sus Meditaciones metafísicas. En el Castagnino se vio hace poco, de Florido, Todos los cuadros del mundo, donde el artista cita obras de la colección Federico Klemm.

En la planta alta del Pasaje Pam, en la sección autobiográfica e intimista Monoambiente (“Estás viendo una pared de mi casa”) expone una selección de objetos y fotos personales Guillermina Ygelman. La diseñadora de 36 años, que tiene su propio estudio, dirige la revista de arte, cultura y tendencias Atypica, codirige la galería de arte urbano ClubBlast, ha publicado el fanzine Lelalandia, es directora asociada en la Argentina de la revista Rojo y abrió la tienda-galería de Atypica dentro del Pasaje Pam, ha encontrado tiempo para formar una familia, un emotivo relato en imágenes de lo cual se puede apreciar en Monoambiente. Junto a una remera de The Ramones para un niño de seis años se ve al mismo niño seis años antes, un bebé al que rodean los brazos de su papá y los de su mamá: ella, en el medio, es como una cadena de transmisión. Hay algo de tierno y perturbador en la imagen, algo intraducible a palabras (o traducible a una novela de quinientas páginas), algo de eso que se ve en las grandes obras de arte aunque esto no sea nada de eso, apenas una instantánea íntima y fugaz.

Y por si esto fuera poco, para el mouse de la dama y el teclado del caballero, Cultura Pasajera suma este año el espacio Minilab, curado por Inne Martino. El espacio virtual está dedicado al net art y se activa en la página al inaugurarse las muestras. Este mes la muestra es YesWeAre, de Ciro Múseres, y puede verse al seguir este vínculo:

http://culturapasajera.com.ar/novedades/2011/08/10/yes-we-are. Ciro Múseres viene recomendado por Luciana Ponte, quien explica que varias de las obras son como “deconstrucciones” de webs ajenas: la web del PRO, su propia bandeja de entrada de correo electrónico, videos sobre el conflicto con el campo, y el favorito de esta cronista: el blog http://spamky.blogspot.com, que al ser prolijamente destruido revela cómo el falo es lo que está en venta en Internet. Del ser y del tener habla la obra interactiva YesWeAre (“estructuras que se superponen, que generan ruido, que comunican y no”), donde el espectador es llamado a llenar el espacio en blanco.